personalización armarios

El valor inigualable del traje a medida.

Hubo un tiempo en que las personas acudían a un sastre para hacerse un buen traje. Dedicaban unas horas de su vida en acercarse hasta una sastrería de confianza, en dejarse tomar las medidas con una cinta de metro y en elegir el paño y el corte de las telas. Era una buena inversión, puesto que el traje era un artículo de alta implicación con el que tendría que convivir muchos años.

Pero en los años sesenta y setenta llegaron los trajes prêt-à-porter. Prendas hechas en serie para el público masivo, basada en patrones universales, más rápidas de fabricar y por tanto más baratas y de peor calidad. Las sastrerías no pudieron competir con los precios y la celeridad de los trajes industriales y la mayoría cerró. Sin embargo, con los tiempos las cosas están volviendo a cambiar, y la gente vuelve a apreciar el valor inimitable de un producto hecho a la medida, con mimo, según las necesidades específicas de cada persona. Desde un traje, a un menú o a un viaje organizado, las empresas se esfuerzan por ofrecer a sus clientes exactamente lo que quieren.

Armario Lorea.
Ambiente del armario Lorea.
armario lora posibilidades de personalización
Posibilidades de personalización del armario Lorea: Las puertas del modelo Lorea siguen el orden del esquema. Este modelo se realiza en uno o dos materiales diferentes con tapetes de separación entre los materiales.

Así, ofrecemos un abanico enorme de posibilidades para que el cliente elija la que más le guste o lo que más le convenga en armarios y cocinas: multitud de modelos de puertas correderas, correderas suspendidas y coplanares, puertas batientes… Con diferentes acabados, con todas los ingredientes necesarios para crear combinaciones muy distintas.

Luego vamos a la vivienda y tomamos medidas del espacio, al igual que lo hacían los viejos sastres con sus cintas métricas. Altura, anchura, fondo, y las particularidades arquitectónicas. Y realizamos un proyecto totalmente personal, intransferible, único. Como si fuera un traje hecho a medida. El tuyo.

 

Deja un comentario