para aprovechar el tiempo apunta todo en un cuaderno

Aprende a sacar más partido a tu tiempo, en 5 pasos.

Se van terminando las vacaciones para muchos y se acerca la temida “vuelta al cole”. Sin querer tu cabeza se pondrá a trabajar desenfrenadamente en esa suerte de olimpiada que es la rutina del día a día, dejando siempre tareas pendientes.

Puede no ser así. Créenos. En Induo nos hemos propuesto poner en marcha el plan “Amortiza tu tiempo”. Estos son los pasos para conseguir alargar tus días.

 

1. Apúntalo todo

Antes que nada, consigue una libreta, cómprate una que sea práctica, pequeña y que no pese mucho para poderla llevar siempre encima. Y apunta, apunta, apunta…cada tarea pendiente, cada idea por hacer, el dentista de los niños, la lista de la compra, el regalo que le vas a hacer a tu sobrina… Todo lo que se queda escrito se descarga de tu cabeza, y eso mejora tu poder de concentración.

 

2. Mantén a raya el estrés

Aleja de tu radio de acción las distracciones. Si tienes que concentrarte realmente en una tarea prescinde del móvil durante ese tiempo. Silencia el sonido de las notificaciones de Whatsapp, Instagram y demás redes sociales. Deja sólo el de las llamadas entrantes. Dale la vuelta para evitar tentaciones de mirar la pantalla.

 

3. Establece prioridades

De todo lo que te has propuesto hacer hoy…¿qué es realmente ineludible? Ve al grano, no pretendas abarcar todo lo que pretende tu mente. El día tiene 24 horas y también hay que dedicar un tiempo al descanso y a compartir con los tuyos.

para aprovechar el tiempo apunta todo en un cuaderno

 

4. Empieza por lo más difícil

Esa sensación de “lo hago cuanto antes y así me lo quito de encima” no es ninguna tontería. Lo más difícil, o la tarea que más te cueste hacer afróntala en primer lugar y con toda la energía. Si no lo haces así arrastrarás ese quehacer durante todo el día, y cuando llegue el momento de afrontarlo, tendrás tal cansancio que volverá a quedarse sin hacer.

 

5. Desecha la multitarea

No saltes de una actividad a otra continuamente ni pretendas hacer mil cosas a la vez. Concéntrate en una tarea y no pases a la siguiente hasta que no termines la primera. De esa manera amortizarás esfuerzo y concentración.

 

Como en todo cambio de rutinas hace falta paciencia y constancia. ¡Mucho ánimo! Verás cómo enseguida notas la diferencia.

Deja un comentario